Aunque el Decreto 1447 de 1995 ya no está vigente, es relevante mencionar la reciente sentencia del Consejo de Estado sobre la demanda contra la prohibición de transmisión de propaganda política en emisoras comunitarias.

El aparte demandado es este (se resalta):

“Artículo 30, D. 1447/95.  COMERCIALIZACIÓN DE ESPACIOS. Por las estaciones de servicio comunitario de radiodifusión sonora, podrá transmitirse propaganda exceptuando la política y darse crédito a los patrocinadores de programas o reconocer sus auspicios, siempre que no se trate de personas cuyas actividades o productos esté prohibido publicitar.

Parágrafo.  Los anuncios publicitarios no podrán ocupar espacios superiores a quince (15) minutos por hora de transmisión.”

La solicitud de suspensión provisional fue negada.  La sentencia, radicación 11001-03-26-000-2000-0115-01 (19.115) de la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado, se produjo este año, el 10 de febrero de 2011, y en ella se negó la nulidad de la prohibición. La sentencia recuerda que ese Decreto 1447 de 1995 fue derogado por el Decreto 2805 de 2008, y advierte:

“No obstante lo anterior, la Sala advierte que como la modificación y derogación de normas sólo produce efectos hacia el futuro, es válido el enjuiciamiento de su legalidad, mientras estuvo vigente en su texto original.” (citado de la sentencia)

Uno de los primeros ataques era por presunta infracción al artículo 6 de la Ley 76 de 1966, sin embargo, la sentencia reconoce que esa norma no tiene relación con la materia de la norma acusada.

“En relación con la alegada infracción del artículo 6 de la Ley 76 de 1966, por la cual se reglamenta la transmisión de programas por los servicios de radiodifusión , la Sala advierte que la norma legal simplemente establece que por los servicios privados de Radiodifusión podrán transmitirse conferencias o discursos de carácter político, mientras que en el precepto atacado no se permite la transmisión de propaganda política en las estaciones de servicio comunitario de radiodifusión sonora.“ (citado de la sentencia)

Con respecto a otra acusación, presunta infracción al principio de igualdad por comparación con las emisoras comerciales, indica la sentencia que se trata de dos tipos distintos de radiodifusión, de manera que el tratamiento diferente no supone infracción alguna.

Sobre infracción al art. 20 Superior,sobre libertad de expresión y de fundar medios de comunicación, se escribe:

“Al respecto, la Sala encuentra que la disposición acusada tampoco tiene relación con el artículo 20 superior, en tanto esta norma garantiza la libertad de expresión y difusión del pensamiento y de opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial y la de fundar medios masivos de comunicación, a tiempo que garantiza el derecho a la rectificación y prohíbe la censura. Al limitarse la difusión de propaganda partidista en radiodifusoras comunitarias no se está reprimiendo, inhibiendo o truncando la libertad de expresión política, simplemente que dada su naturaleza especial, no se autoriza la difusión de propaganda de naturaleza partidista. Con ello, estima la Sala, no se está coartando el pleno desarrollo de la libertad de expresión política que tiene canales distintos y más adecuados a su naturaleza jurídica, para la divulgación de las ideas políticas.“ (citado de la sentencia)

Como consecuencia, se deniegan las pretensiones de la demanda.