Imprimir nota Imprimir nota Enviar nota Enviar nota

Usted no puede grabar a nadie sin la autorización de esa persona

Hoy es más fácil que nunca grabar a alguien, bien su voz o su imagen. Y muchos creen que se puede grabar a alguien sin su permiso, lo cual es lisa y llanamente una creencia falsa.

Dada la importancia del tema, transcribo de entrada la posición de la Corte Constitucional:

“…las grabaciones de imagen o de voz realizadas en ámbitos privados de la persona, con destino a ser publicadas o sin ese propósito, constituyen violación del derecho a la intimidad personal, si las mismas no han sido autorizadas directamente por el titular del derecho y, además, en caso extremo, si no han sido autorizadas expresa y previamente por autoridad judicial competente. El resultado de la recolección de la imagen o la voz sin la debida autorización del titular implica, sin más, el quebrantamiento de su órbita de privacidad y, por tanto, la vulneración del derecho a la intimidad del sujeto.” (Sentencia T-233/07, Corte Constitucional)

Para conocer más de lo debatido en esa sentencia, ver mi nota “Tutela ante uso como prueba de una grabación ilegal (conversación telefónica)” y “Tutela ante el uso como prueba de una grabación ilegal (video)”.

Para una discusión más amplia del derecho a la propia imagen, ver mi nota “El derecho a la propia imagen”.

Si se otorga la autorización, no significa que el beneficiario de la autorización pueda hacer lo que le de la gana. La autorización debe mantenerse bajo las reglas originales bajo las cuales se otorgó. Para entender este punto, ver mi nota “No se requiere solicitud de rectificación en uso no autorizado de la propia imagen (otros temas: paso del tiempo en entrevistas desfavorables y derechos de los menores)”, que trata de una sentencia de la Corte Constitucional, protegiendo los derechos de una persona que concedió una entrevista comprometedora a condición de que se mantuviera en secreto su identidad, y que años después, otra programadora de televisión utilizó revelando la identidad de la persona, lo que le ocasionó múltiples problemas.

La ignorancia en el tema es tal, que en cierta ocasión uno de los locutores de un conocido medio de comunicación, sostuvo al aire que uno podía grabar las clases de los profesores, lo cual es falso. Sobre esto, ver mi nota “Los derechos de autor de conferencistas y profesores en sus clases”.

Ahora bien. El asunto de grabar sin autorización, puede tener connotaciones penales:

“Artículo 189, Código Penal. Violación de habitación ajena. El que se introduzca arbitraria, engañosa o clandestinamente en habitación ajena o en sus dependencias inmediatas, o que por cualquier medio indebido, escuche, observe, grabe, fotografíe o filme, aspectos de la vida domiciliaria de sus ocupantes, incurrirá en multa.” (he resaltado)

Esa conducta también se castiga si ocurre en el lugar de trabajo.

“Artículo 191. Violación en lugar de trabajo. Cuando las conductas descritas en este capítulo se realizaren en un lugar de trabajo, las respectivas penas se disminuirá hasta en la mitad, sin que puedan ser inferior a una unidad multa.”

Este atículo está en el mismo capítulo del Código Penal que el artículo 189, “Delitos contra la inviolabilidad de habitación o sitio de trabajo”.

Desde luego, hay casos en los cuales la autorización personal no justifica la grabación ni menos la distribución de imágenes, como en el aberrante caso de la pornografía infantil. La sola ocurrencia de la grabación es delito.

Artículo   218, Código Penal. Modif. art. 24, L. 1336/2009.  Pornografía con personas menores de 18 años. El que fotografíe, filme, grabe, produzca, divulgue, ofrezca, venda, compre, posea, porte, almacene, trasmita o exhiba, por cualquier medio, para uso personal o intercambio, representaciones reales de actividad sexual que involucre persona menor de 18 años de edad, incurrirá en prisión de 10 a 20 años y multa de 150 a 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Igual pena se aplicará a quien alimente con pornografía infantil bases de datos de Internet, con o sin fines de lucro.

La pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando el responsable sea integrante de la familia de la víctima.  “

 

Comentarios cerrados.