Seleccionar página

Aunque estamos en la era de la «sociedad de la información», pocas personas son concientes de todos los peligros que rodean la popularidad de internet. A más de los peligros más conocidos de la internet y los niños, existen otros bastante graves y en incremento, como son el ciber-acoso o las redes zombi («botnets»). Este último tiene la particularidad de aprovecharse de la ignorancia casi supina de la mayoría de las personas respecto a la prevención de contaminación en los computadores, lo cual se traduce en reenvío de cadenas  y demás prácticas no solamente molestas, sino que pueden traducirse en favorecer el uso del computador personal o empresarial por terceros.

 

El nombre de «redes zombi» (o botnets) proviene de la imagen popular de los «zombis», como seres humanos que pierden el control de sí mismos y se convierten en «otros», como en películas del tipo  Resident Evil. En el caso de los computadores, un computador se convierte en zombi cuando -por la falta de prudencia a la hora de descargar anexos de correo sin verificar o por la ausencia de un antivirus de calidad- un tercero toma contral del computador y lo utiliza para ataques a gran escala por motivos políticos, religiosos o sencillamente por «diversión», y que pueden suponer la cárcel para el creador de la «infección» si es capturado.  Lo mismo que existe la lista de personas más buscadas, también la hay de las 10 botnets más perseguidas. Al momento de escribir esta nota, la botnet de moda es Kneber. Para conocer más de las redes zombi sugiero leer «Redes zombi (botnets)» en el site de INTECO. Para leer acerca de la captura de los administradores de la red zombie más grande, clic aquí.

Más información  en «Bots y botnets: una amenaza creciente» en el site de Symantec.