Seleccionar página

En estos tiempos TODO es discutible, todo es relativo. Incluso la posibilidad de la poligamia, firmemente reconocida en derecho islámico. Pero esta nota no es de derecho islámico, sino de derecho constitucional canadiense, pues en Canadá ahora mismo se discute la posibilidad de considerar la poligamia un derecho. El caso no es una discusión abstracta sino concreta, desde luego, y sospecho que algún día se dará en todo el mundo occidental, dada la liberalidad extrema que comienza a impregnar todo el derecho.

En lo personal, más allá de discusiones religiosas o antropológicas, no creo que un solo hombre esté fisíca o sicológicamente capacitado para atender más de una esposa, dado el nivel de atención que requieren las mujeres normales, sin embargo, esto es otra discusión. Lo cierto es que necesariamente esas reflexiones debe entenderse referidas igualmente a la poliandria (una mujer, varios hombre; que yo sepa solamente se presenta en Nepal), aunque por ahora no sé si tal alcance esté sobre el tapete. El caso concreto está descrito en la nota de BBC titulada "¿Cuántas mujeres puede tener un hombre?", y tiene que ver con una colonia mormona denominada Bountiful en Canadá, comunidad de la cual se ocupa el especial de El Mundo en "El hombre de las 22 esposas y los 103 hijos parkour". La poligamia hace parte de las creencias de la religión mormona, al menos en una época terminada hace 50 años más o menos, y se apoyó en textos distintos a la Biblia, la cual -a diferencia de las iglesias cristianas incluyendo la católica- es uno de sus libros sagrados, no el único. La comunidad de Bountiful se separó de la rama principal del mormonismo que prohibió la poligamia, y la sigue practicando, situación que se encuentra bajo el debate judicial motivo de esta nota. En Canadá la poligamia está expresamente prohibida en la ley, de hecho es un delito que puede llevar a la prisión, sin embargo, ha surgido la pregunta, con ocasión del caso que venimos comentando y cuando únicamente estén de por medio adultos que voluntariamiente acepten la situación -similar para algunos a mantener más de un amorío a la vez-, de si puede seguir estando prohibida, como acertadamente se pregunta el artículo"Can polygamy be banned?" de la CBC canadiense. Para conocer la posición de un grupo en contra de la ley contra la poligamia, leer de la declaración de la Asociación de Libertades Civiles de la Columbia Británica, titulada "BCCLA joins hearing to call for end to discriminatory polygamy law".

Discusiones de esta clase tienen terreno abonado en Colombia y demás países donde se ha discutido la pluralidad de vínculos en temas como pensión de sobrevivientes, como en la Sentencia C-1035/08, Corte Constitucional, cuya materia fue la siguiente:

"El artículo 13 de la Ley 797 de 2003 que modifica los artículos 47 y 74 de la Ley 100 de 1993, señala quiénes son los beneficiarios de la pensión de sobrevivientes y contempla una serie de condiciones que deben cumplirse para que el cónyuge o la compañera o compañero permanente supérstite tenga derecho a la pensión de sobrevivientes, en caso de que se presente la situación excepcional de la convivencia simultánea en los últimos cinco años previos al fallecimiento del causante, disposición sobre la que la Corte declara su constitucionalidad condicionada, en el entendido que además de la esposa o esposo, también es beneficiario de la pensión de sobrevivientes, el compañero o compañera permanente y dicha pensión se dividirá entre ellos (as) en proporción al tiempo de convivencia con el fallecido."(citado de la sentencia)

En otra providencia, en un salvamento de voto, el punto que se discute ahora en Canadá fue expresamente sugerido:

"La Carta consagra también una serie de garantías constitucionales de cuyo ejercicio pueden desarrollarse concepciones diversas de familia, las cuales, en conse­cuencia, se encuentran también protegidas constitucionalmente. El derecho a la igualdad (artículo 13), por ejemplo, impide discriminar en razón a la orientación sexual y opinión filosófica, dejando a las personas en libertad de conformar parejas de carácter homosexual. El derecho al libre desarrollo de la personalidad (artículo 16), que contempla la posibilidad de desarrollarse tan ampliamente como los derechos de los demás lo permitan, protege, por ejemplo, la decisión de conformar familia sin tener pareja alguna. O la libertad de conciencia (artículo 18), la cual impide que alguien pueda ser molestado por sus convicciones o ser obligado a actuar en contra de su conciencia, y la libertad de cultos (artículo 19), que protege a toda persona el derecho a profesar y difundir sus creencias, en forma individual o colectiva, libertades en virtud de las cuales alguien, por ejemplo, puede reclamar su derecho a practicar la poligamia porque así se lo ordenan los que él considera textos sagrados.

Todas estas cláusulas contemplan y protegen dimensiones posibles del desarrollo de las personas que comprenden, incluso, la conformación de tipos de familia diferentes a una pareja heterosexual monogámica." (salvamento de voto de Marco Gerardo Monroy Cabra, en la Sentencia C-814/01, Corte Constitucional)

El caso típico ventilado en Estados Unidos sobre poligamia, precisamente frente a mormones, es el caso Reynolds contra los Estados Unidos (clic aquí para leerlo). En 1994, el magistrado Fabio Morón, en una salvamento aclaración de voto, formuló la siguiente manifestación para distinguir entre libertad de creencias y libertad de actuar, y se refirió de paso a cómo resolvió la justicia estadounidense el tema de la poligamia en mormones:

"2. En punto a la libertad de culto, en cambio, el derecho tiene limitaciones que dependen de la efectividad de los demás derechos de las personas. El derecho a creer es absoluto, mientras que el derecho de actuar está sujeto a una regulación razonable, diseñada para proteger los intereses del Estado y de la sociedad. El culto religioso puede ser limitado, restringido e incluso prohibido cuando conlleva un peligro claro e inminente para el orden público. Existe pues una diferencia entre el derecho a libertad de creencia y el derecho a la libertad de culto. El primero es absoluto mientras que el segundo puede ser objeto de limitaciones

3. Así por ejemplo, la jurisprudencia norteamericana – depositaria de una larga tradición en esta materia – en el caso de un miembro de la comunidad Mormona que practicaba la poligamia porque su religión se lo exigía, estableció que una creencia religiosa no podía ser justificación suficiente para violar una ley penal (Reynolds vs. U.S. 1878). En Cantwell v. State of Connecticut (1940) la Corte introdujo restricciones a la libertad religiosa con base en la idea de "un peligro claro e inminente" (clear and present danger). En alguna ocasión la Corte aceptó la prohibición del manejo de culebras en una iglesia; también ha considerado legítima la obligación de la aplicación de la vacuna contra la polio, no obstante su rechazo en ciertas creencias religiosas; igualmente ha permitido que el Estado limite el trabajo de niños aunque ello contraríe dogmas religiosos." (aclaración de voto a la Sentencia C-088/94, Corte Const.)

Nótese que el debate tiene aspectos distintos, porque la poligamia no necesariamente tiene que vincularse a creencias religiosas; tal como se discute en Canadá, ya es un asunto, diríamos, de libre desarrollo de la personalidad.