Seleccionar página

El gobierno de Estados Unidos, a través del ICE Homeland Security Investigations, oficina del Immigration and Customs Enforcement (que pertenece al Department of Homeland Security), ha entrado en posesión (seized) del dominio rojadirecta.org, un website dedicado a reproducir partidos de fútbol transmitidos en televisión y que está acusada, en ese país, de violar derechos de autor. Los responsables de ese sitio habían sido beneficiados del archivo de una actuación por la misma causa en España, lo que ha provocado algunas acusaciones de intromisión extranjera.

La norma invocada como fundamento, según lo que se observa en la fecha en el portal de rojadirecta.org, es el Título 18 (CRIMES AND CRIMINAL PROCEDURE), Parte I (CRIMES), capítulo 46 (FORFEITURE), párrafo 981 (Civil forfeiture) y capítulo 113 (STOLEN PROPERTY) párrafo 2323 (Forfeiture, destruction, and restitution). La acción fue solicitada por la oficina del Fiscal General del Distrito Sur de Nueva York. La acusación es por infracción del Código de los Estados Unidos, Título 18, Capítulo 113, párrafo 2319 (Criminal infringement of a copyright). Las denuncias comenzaron en España en el 2004 por la empresa "Audiovisual Sport", del grupo español Prisa.

Rojadirecta sostiene que su actividad es de publicar enlaces a lugares donde pueden visualizarse contenidos deportivos. El caso es comparado con el problema surgido entre Google y Destiny Records. Este sello discográfico demandó a Google por mantener enlaces a sitios que presuntamente practican piratería; aunque luego retiró la demanda, Google persigue ahora ante la justicia que se declare expresamente la legalidad de su operación en el caso de esa empresa en lo que tiene que ver con enlaces, puesto que finalmente Destiny nunca reconoció que Google no fomentaba la piratería (ver archivos del caso Google Inc. v. Blues Destiny Records, LLC).

El caso de rojadirecta.org, en Espeña, fue tramitado en la Audiencia Provincial de Madrid (esta Audiencia es distinta a la Audiencia Nacional). Según la decisión, el problema jurídico era este:

"En las presentes diligencias se investiga la página Web www.rojadirecta.com, página que se basa en “elinks’ que permiten bajar, a través de programas de intercambio “puerto a puerto” archivos o ficheros de contenido diverso entre los distintos usuarios o invitados, en concreto, partidos de fútbol emitidos en otros países y cuyos derechos de explotación en España corresponden a la querellante, Audiovisual Sport S.L.

La acusación particular entiende que existe un acto de comunicación pública de obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual sin autorización de los respectivos titulares." (Auto 364 de 2010, Audiencia Provincial de Madrid, según el texto presentado por el bufet Almeida Abogados Asociados)

El sobreseimiento definitivo ocurre por los siguientes motivos señalados en el mismo auto:

"a) En atención a los hechos acreditados en este proceso no puede soslayarse la circunstancia de que la página web investigada no aloja los archivos, ni realiza directamente la descarga. Los archivos se transfieren a través de programas de descarga de amplia difusión entre los usuarios de Internet.

b) Los actos de ordenación y anuncio de los partidos que se transfieren facilitan la descarga pero no pueden equipararse a ésta, por lo que, en principio podrían calificarse de actos de mera intermediación.

c) Por otra parte, la retribución que obtienen los administradores de la página no compensa la descarga de los títulos sino la publicidad derivada del acceso genérico a la página, que es independiente de ésta y que se puede producir aunque no haya descarga.

d) Los gestores de la página, tal y como se indica en el auto impugnado, no facilitan la desprotección de los códigos claves para el visionado de los eventos deportivos, ni realizan conexiones con programas de desprotección, sino que facilitan únicamente el visionado de programas de televisión emitidos en abierto." (misma fuente)

Hay que advertir que eso de los hipervínculos en internet no es un asunto que se pueda tomar a la ligera, tal como es evidente desde hace mucho tiempo (ver por ejemplo la nota sobre el caso TICKETMASTER VS. MICROSOFT en Newsweek). Más adelante, en otra nota, me ocuparé de este tema; en tanto, ruego examinar la nota "Hyperlink At Your Own Risk" del abogado Martin Samson, para un resumen.