Seleccionar página

La Corte Suprema de Estados Unidos acaba de declarar que los genes humanos no son patentables, aunque las elaboraciones de los mismos sí. La noticia ha tenido eco en todo el planeta, y algunos medios no han dejado de mencionar a Angelina Jolie de paso.

El resumen es el siguiente: organizaciones civiles demandaron las patentes de dos genes, obtenidas por la empresa Myriad Genetics, cuya consecuencia principal era el incremento de costos para ciertas pruebas de riesgo de cáncer femenino por detección de la presencia de ciertos genes con mutaciones en la mujer (genes BRCA1 y BRCA2). Como advirtió la Breast Cancer Action, Myriad podía cobrar lo que quisiera por esas pruebas. La demanda se presentó contra la Oficina de Patentes y Marcas de los EEUU.

“Estas patentes han proporcionado a Myriad importantes derechos sobre secuencias de genes mutantes del BRCA1 y BRCA2 y su uso en diagnóstico y pronóstico de cánceres de mama, ovario y de otro tipo, así como sobre terapias y medicamentos. Las patentes también incluyen reivindicaciones de un amplio espectro de métodos de identificación, análisis y detección de secuencias mutantes, sondas de ácidos nucleicos conectadas por reaciones enzimáticas o químicas a secuencias de genes, vectores clónicos, sistemas de expresión, células huésped recombinantes, etc.” (“La impugnación de las patentes de genes involucrados en el cáncer de mama en los EEUU”, en la página de la "Fundación Instituto Roche para las Soluciones Integrales de Salud")

Angelina Jolie utilizó una de esas pruebas, y de los resultados dependió la decisión ampliamente comentada en todo el mundo de someterse a una cirugía, asunto que no ha dejado de ser criticado por algunos por la presunta vinculación con una campaña publicitaria a favor de Myriad Genetics, con proximidad al fallo de la Corte Suprema de Justicia.

La Corte Suprema de Justicia dictaminó que esos genes no podían ser patentables, en cuanto productos de la naturaleza, en modo tal que no correspondían a la legislación sobre patentes de nuevos inventos. El precedente fue el caso Funk Brothers Seed Co. v. Kalo Inoculant Co.. En corto, Myriad no podía patenter como invento lo que no lo es, por muy difícil y costoso que sea llegar a ese descubrimiento. Tal conclusión no toca la metodología de detección, de modo que habrá que esperar a que otras compañías desarrollen metodologías análogas. Al lado del trabajo sobre los genes, Myriad tenía resultados en ADN complementario (cDNA), que sí es un producto de laboratorio, y por tanto, es patentable, según la misma sentencia.

“El ADN complementario ADNc (cDNA) es una molécula de ADN complementaria a una molécula de ARNm. Se genera por acción de la enzima trasncriptasa inversa y tiene múltiples usos tanto en investigación básica como aplicada a biomedicina” (entrada “     ADN Complementario:” en el glosario de medicina molecular del portal de Medicina Molecular de la Fundación Pública Andaluza para la Investigación Biosanitaria en Andalucía Oriental FIBAO).

El ADN complementario se usa por ejemplo para clonación.

Para la cronología del caso, ver “Cronología del caso Myriad Genetics” en el diario Hoy.

La sentencia completa de la Corte Suprema de Justicia puede consultarse aquí (primero está el resumen –syllabus-).