El uso de un helicóptero por la vicepresidenta de Colombia

An HH-60G helicopter flies overhead of a rescue boat during a training exercise, known as Mode VIII. Original from NASA. Digitally enhanced by rawpixel.

En Colombia se han producido diferentes reacciones por el hecho de que la actual vicepresidenta del país, Francia Márquez, se está desplazando en un helicóptero militar como medio de transporte.

El helicóptero no es el de la foto, que incluyo simplemente como referencia. Entiendo que es un Blackhawk el que usa según informes de prensa.

Los debates sobre uso de aeronaves oficiales no son nuevos y, debido a los costos involucrados, deben ser bienvenidos porque está de por medio el patrimonio público.

Veamos una nota periodística:

Nota de una revista colombiana

Como en realidad este es un tema gobierno, debería abordarse así, es decir, conforme las normas legales aplicables al gasto público (que incluyen por ejemplo normas de austeridad como el Decreto 397 de 2022) o al uso de bienes estatales, en lugar de llevar el tema a una suerte de debate de ideologías y a ofensas de defensores y detractores. Es norma constitucional que «Ninguna autoridad del Estado podrá ejercer funciones distintas de las que le atribuyen la Constitución y la ley» (artículo 121, Constitución Política de Colombia), de modo que la situación debe contrastarse con lo previsto en la ley, porque puede tratarse de un uso ajustado al imperio de la ley.

Así las cosas, se pudo por ejemplo pedir a la Contraloría General de la República un examen del uso del helicóptero militar en este escenario, cosa que acabo de hacer hace muy poco. Es decir, hay canales apropiados para el tratamiento de estos asuntos, de hecho, hace poco se anunció la apertura de una investigación con ocasión del uso de otro helicóptero (https://youtu.be/erv5KLMjaXo), caso que tiene su propio contexto. Estaré contando sobre la respuesta que me remita la Contraloría en lo comentado. Si el uso es correcto conforme el marco legal aplicable, me parece entonces que el tema debe cerrarse a favor de la señora vicepresidenta.

Esta entrada ha sido publicada en Abuso de autoridades, actuaciones estatales, Gobierno y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.