Vivir muy atareados no es un buena idea

Eso se sabe desde antiguo. No hay que ser coaching ni nada parecido para reconocer las verdades que siempre se han dicho. Para ello, por ejemplo, basta leer a los clásicos.

Esta entrada ha sido publicada en Derecho a la vida, Derechos humanos, sociedad y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.