Manipulación mediante el lenguaje

Las cosas deben llamarse por su nombre. Una de las señales de los gobiernos o personas autoritarias es cambiar el nombre real a las materias cuyo calibre disfrazan mediante eufemismos. Si no está seguro del significado de eufemismo, léalo en el Diccionario de la Lengua Española. ¿Fue genocidio, por ejemplo, llevar a la muerte a miles de armenios a principios del siglo XX por Turquía?

El lenguaje no solo sirve para difuminar la gravedad de eventos que podrían llamarse genocidio, sino que se usa para disfrazar situaciones que, sumadas, lisa y llanamente ocultan una realidad política y social, al tiempo que permiten manipular la suerte de un país. Así lo propone por ejemplo este autor.

El término neolengua es de George Orwell en su libro 1984. Una neolengua (newspeak) es un lenguaje controlado creado con el fin de manipular una sociedad para ciertos propósitos mientras se le mantiene sumisa.

El uso del lenguaje manipulador es escenificado de manera magistral por el fallecido cómico mexicano Héctor Suarez en este sketch.

La manipulación descansa en el control de las emociones, sea con lenguaje o con otra herramienta.

La neolengua ha llegado a ámbitos como la arquitectura.

Esta entrada fue publicada en Abuso de autoridades, cultura, Derechos constitucionales, Derechos humanos, Educación, Gobierno, La tragedia de la sociedad sin criterio, Portales de gobierno, sociedad. Guarda el enlace permanente.