Principio de precaución y el eclipse de octubre de 2023

Escribo esto horas antes del eclipse del 14 de octubre de 2023.

No pienso verlo directamente, ni con gafas fabricadas para ese propósito. ¿La razón? Si las gafas tienen defectos o cometo algún error de uso, puedo dañar mis ojos.

Estoy aplicando el principio de precaución.

El principio de precaución, o de cautela, significa en general que ante un riesgo posible debo preferir la solución que menos lesione la salud o la naturaleza. No es adoptar una disposición ciega y cerrada frente a un problema, sino razonablemente evaluar la situación y abstenerse de frente a la conducta que se pueda traducir en más daño.

Este principio, que se quiere hacer aparecer como moderno, no es sino desarrollo del conocido aforismo latino in dubio, abstine (o indubiis, abstine). Es decir: «Es preferible no tomar una decisión si no sabemos a ciencia cierta que nos conviene.» (la fuente a continuación)

Veamos ahora, según el Diccionario de Español Jurídico de la Real Academia qué es el principio de cautela:

«Principio informador de la legislación alimentaria que dispone que cuando se observe la posibilidad de que haya efectos nocivos para la salud, pero siga existiendo incertidumbre científica, se podrán adoptar medidas provisionales de gestión del riesgo para asegurar el nivel elevado de protección de la salud por el que ha optado la comunidad, en espera de disponer de información científica adicional que permita una determinación del riesgo más exhaustiva.
Reglamento (CE) 178/2002, art. 7.»

https://dpej.rae.es/lema/principio-de-cautela

Ver también la entrada principio de precaución en la misma obra.

En el caso de uso de gafas por ejemplo, ¿para qué correr el riesgo de falsificaciones, mal empleo o defectos de fábrica del producto? Como dice el viejo refrán: una vez el ojo afuera, no hay santa Lucía que valga. Santa Lucía es la patrona de los ciegos.

Si usted está obligado a ver el eclipse, digamos que es un investigador de la NASA sin cuya participación la ciencia no progresaría, el asunto se medita y se aplican criterios serios para la decisión final. Pero como dudo que ese sea su caso, sea responsable y aplique el principio de precaución. Yo lo voy a hacer y voy a ver el eclipse en el canal de la NASA.

Esta entrada ha sido publicada en Ambiente, Lógica, Salud y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.