Plazos perentorios y plazos preclusivos en derecho colombiano

Hace poco traté brevemente el tema de la condición resolutoria en Colombia (en realidad, esa figura se puede hallar en todo el derecho moderno). Como la condición resolutoria o la condición suspensiva pueden ser un plazo, vale la pena hablar de los plazos preclusivos y los plazos perentorios, los cuales aplican a cualquiera de los dos y a otras instituciones en derecho, sin que puedan confundirse.

Una condición es

«Diccionario de la lengua española (2001)
condición.

(Del lat. condicĭo, -ōnis).

7. f. Situación o circunstancia indispensable para la existencia de otra.»

https://www.rae.es/drae2001/condici%C3%B3n

Algunas normas usan la expresión «plazo o condición», como en el numeral 3 del artículo 1611 del Código Civil colombiano, lo que no significa que el plazo no sea una condición. Ahora, los plazos usualmente son preclusivos o perentorios, que son dos asuntos distintos; pueden concurrir o no.

El plazo preclusivo es aquel que, una vez terminado, hace imposible ejercer un derecho o cumplir una obligación, es decir, su incumplimiento supone que no habrá más oportunidad de ello. El plazo perentorio es aquel que no es prorrogable. Como se ven, un plazo puede ser preclusivo y perentorio, uno de los dos o ninguno. Si no es ni indicativo ni perentorio, es indicativo. Si no se incumplió no pasa nada.

Pero si el plazo es perentorio o preclusivo, hay consecuencias. El caso clásico es el deber de reglamentar una ley. ¿Es un plazo preclusivo o perentorio?

Definitivamente es perentorio, porque para modificarlo se requiere otra ley. ¿Es preclusivo? Depende. En el caso de que ese reglamento sea mediante facultades extraordinarias, lo es. Un caso:

«Artículo 14. De conformidad con el numeral 12 del artículo 76 de la Constitución Nacional, revístese al Presidente de la República de facultades extraordinarias por el término de ocho (8) meses contados a partir de la vigencia de la presente Ley para que dentro del marco general de esta Ley:»

Ley 72 de 1989

El plazo es perentorio (8 meses y punto) y preclusivo (fuera de ese plazo no se puede ya ejercer lo previsto en ese artículo).

Como la facultad reglamentaria es distinta del ejercicio de facultades extraordinarias (caso en que el presidente hace el papel de legislador), es claro que una ley orden que ordena reglamentar en cierto plazo algún aspecto de esta, es un plazo perentorio pero no preclusivo, porque la facultad reglamentaria es una facultad permanente del ejecutivo.

«Artículo 189. Corresponde al Presidente de la República como Jefe de Estado, Jefe del Gobierno y Suprema Autoridad Administrativa:
(…)
11. Ejercer la potestad reglamentaria, mediante la expedición de los decretos, resoluciones y ordenes necesarios para la cumplida ejecución de las leyes.»»

Constitución Política de Colombia

Sin embargo, que un plazo sea perentorio no significa que no tiene consecuencias su incumplimiento. Puede dar lugar a un proceso disciplinario, aunque el deber reglamentario pueda cumplirse después. Si se trata de una condición, hay que examinar la naturaleza de esta porque, una vez prevista, debe atenderse. Ello obliga a analizar cada caso particular.

Veamos un caso de un plazo no perentorio seguido de uno perentorio,

«Art. 8, Parágrafo 1°. El Ministerio de Transporte tendrá un plazo de dos (2) años prorrogables por un a sola vez por un término de un (1) año, contados a partir de la fecha de promulgación de este código para poner en funcionamiento el RUNT para lo cual podrá intervenir directamente o por quien reciba la autorización en cualquier organismo de tránsito con el fin de obtener la información correspondiente.»

Ley 769 de 2002

El primer plazo no es perentorio (se prorroga), seguido de otro que sí lo es. ¿Es preclusivo? No. Se puede cumplir la obligación luego, aunque ello habría supuesto alguna investigación en materia disciplinaria, tal vez (no sé si el plazo se cumplió).

Este tema de plazos y condiciones es absolutamente crítico en derecho, tanto público como privado. De hecho, en materia de derecho procesal, es un asunto crítico. ¿Qué plaza si usted no presenta una demanda o ejerce un derecho en el plazo previsto en la ley? Entonces aparecen los fenómenos de caducidad o prescripción.

Un resumen de la materia puede hallarse en el siguiente extracto de una sentencia del Consejo de Estado:

«La Sala reitera que, en general, los términos procesales que tiene el Estado para proferir las decisiones correspondientes son términos de tipo perentorio pero no necesariamente preclusivos. Es decir que, así esté vencido un plazo, la decisión correspondiente resulta válida y eficaz, salvo que el legislador expresamente haya consagrado otra disposición como cuando estipula la preclusión del término en el sentido de indicar que la Administración pierde competencia para decidir y que, en su lugar, surja el acto ficto o presunto favorable al administrado. El vencimiento de los plazos meramente perentorios puede implicar la responsabilidad personal del agente que se ha demorado en tomar la decisión pero no afecta la validez de la decisión misma. Ese tipo de plazos son los más comunes en el derecho procesal, como por ejemplo, el plazo para dictar la sentencia que instituye tanto el C.C.A. como el C.P.C. Así esté vencido el plazo, la sentencia es válida y eficaz, sin perjuicio de que pueda existir en un momento dado responsabilidad personal del funcionario judicial si el vencimiento del plazo ocurrió injustificadamente. En general, las normas de competencia temporal, esto es, por razón del tiempo, que es el tema que subyace en un plazo legal para producir una decisión, deben interpretarse a favor de la competencia misma. Así, sólo cuando está expresamente previsto otro efecto, el vencimiento del plazo no comporta siempre y necesariamente un caso de silencio administrativo positivo y mucho menos de nulidad de los actos administrativos.»

CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCION CUARTA Consejero ponente: HUGO FERNANDO BASTIDAS BARCENAS Bogotá, doce (12) de abril de dos mil doce (2012) Radicación número: 25000-23-27-000-2006-01364-01(17497) Actor: CD SYSTEMS DE COLOMBIA S.A Demandado: DIAN, en https://www.consejodeestado.gov.co/documentos/boletines/103/S4/25000-23-27-000-2006-01364-01(17497).pdf

Lectura complementaria:

Esta entrada fue publicada en Derecho, Derecho administrativo, Derecho procesal. Guarda el enlace permanente.