El marxismo es una religión

El marxismo tiene sus propios dogmas que no admiten contradicción. Son dogmas laicos frente a los cuales tenemos derecho a disentir, aunque no los únicos. Sobre esto último mi post

¿Sabía que en Cuba la única corriente política admitida es el socialismo y que solo se admite un partido político, exactamente como una sociedad teocrática?

Vea la excusa que se presenta de semejante situación:

Ahora. Es de la esencia del socialismo la profecía. Sí, tal cual.

“Las ideas, la prefiguración, los ideales, la profecía, el proyecto, constituyen el fundamento, el alma y la razón de ser del socialismo, y brindan las metas que inspiran a sus seguidores.” (Fernando Martínez Heredia. Socialismo, Ocean Sur, Querétaro, 2008, pgs. 16-17. Resalté)

Incluso existen multitud de obras que se ocupan del caracter profético del marxismo («El socialismo profético de Karl Marx» por ejemplo, en donde se propone una definición de profecía.

«Como bien señala del Barco (2010a: 45), la significación del concepto de crítica que podemos recoger de la producción de Carlos Marx, no está vinculada a un procedimiento contestatario sin supuestos, sino que requiere un componente que sirva de comienzo y de llegada al movimiento. Este punto de máxima intensidad es la utopía inspiradora –el reino de la libertad o comunismo- que es una profecía, en el sentido dado por Rabinovich (2014: 309) “no como el don de predecir el futuro, sino como atención extrema, palabra-escucha, palabra hospitalaria que presta su voz para dejar hablar a Otro: palabra heterónoma.” Posee la estructura de la esperanza promesante, en la cual lo importante es el espacio abierto para que la alteridad llegue. En acople con toda la tradición libertaria, esa promesa redentora condensa el reclamo de justicia de los oprimidos que resuena desde un interminable pasado y se dispara responsablemente al porvenir. Este trabajo se circunscribe a ese tópico, negado u ocultado por numerosas lecturas oficializadas de Marx, porque habilita una clave de interpretación distinta para ponderar su diagnóstico social y su propuesta revolucionaria.» (Beatriz Bruce.    El socialismo profético de Karl Marx. Cuadernos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Nacional de Jujuy, núm. 54, pp. 41-57, 2018.)

Como las religiones que más parecen sectas, no se tienen en cuenta los errores en su propia historia de errores de traducción de sus textos sagrados. Como El Capital en la edición para latinoamérica.

¿Alguien ha visto una crítica a la vida de sus santos, incluidos Marx (un vividor) y Engels?

Es una religión con la violencia como pilar. ¿O es que no han leído el final del Manifiesto del Partido Comunista, donde está el «proletarios del mundo, uníos»? (por cierto, ni Marx ni Engels eran proletarios)

«Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar.

¡Proletarios de todos los Países, uníos! .» (tomado de https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm)

Que Marx era un vividor lo sabemos no solo porque vivió a costa de su esposa primero y luego de arruinarla de Engels, sino por haberse recargado en ella para su propio trabajo.

Hay otros santos en el socialismo que se toman como ejemplo, ignorando su pasado sanguinario y violento. Como el Che Guevara o Fidel Castro.

Esta entrada ha sido publicada en actuaciones estatales, Aspectos humanos, Censura, Colombia, cultura, Derecho, Derechos políticos, Filosofía, Gobierno, Historia, libertad de conciencia, Libertad de expresión y pensamiento y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.